Flores de almendro

Las reconocidas flores de almendro se caracterizan por tener cinco pétalos en colores que van desde blanco a rosado, y un fruto comestible que aporta infinidades de nutrientes en el organismo de quien lo consuma.

Cuando los arbustos de almendro florecen en el mes de febrero, es una señal de que la primavera ya está por llegar. Este árbol es de gran valoración y apreciado en el mundo por la espléndida belleza de su flores y lo saludable de la almendra.

Sus pétalos podrían estar más o menos escotados en el centro, llegando así a tener aspecto de solapa y sus flores son propias del frío, ya que son muy resistentes a las bajas temperaturas pero merecen consideraciones especiales para su cuidado y mantenimiento.

Descubre todas sus características y la infinidad de beneficios, propiedades, vitaminas y minerales que poseen sus frutos, los cuales hacen que hoy en día sean tan buscados.

Árbol de almendras o flores de almendro: características

Flores de almendroPor lo general, estos árboles alcanzan grandes alturas de tres a cinco metros,  además de alcanzar muchos años de vida. Una de sus características es que pertenece al caducifolio, que es una especie familia del subgénero del completo Prunus.




Otra de las particularidades más prominentes de los árboles que dan flores de almendro, es su corteza, ya que es bastante cambiante, su tallo es liso y cuando es joven, este arbusto posee colores entre verde y amarillo, cambiando a gris oscuro o marrón cuando se vuelve más adulto; en cuanto a sus hojas, las mismas suelen ser simples, de tamaño alargado, algo estrechas y con el fin bien puntiagudo.

Un almendro, por lo general, crece en grupos que van de dos a cuatro y  por otro lado, se puede conseguir también solitario. Los pétalos de las flores de almendro son bastante variables en cuanto a su color: esto también cambia, dependiendo del tiempo de la flor y su modelo.

El hábitat de las flores de almendro

Originalmente, los arboles de almendro crecen en Asia central, principalmente en regiones montañosas. En lugares como Persia y Mesopotamia se cultivaban con mucha pasión.

En la época de los años 5.000 al 4.000 a.C, a través de la creación de las rutas comerciales que iban naciendo, otros lugares del mundo llegaron a conocer los beneficios de este maravilloso fruto de almendro, que para la época era muy innovador y original.

Es por ello que la llegada del almendro a España no está bien determinada, ya que no se sabe si fue a través de los fenicios, aunque muchos cronistas e historiadores señalan que es algo propio de ellos, tanto su descubrimiento como expansión. Sea o no, el almendro es considerado el mejor fruto seco que se haya conocido, gracias a las características de sus flores.

La realidad es que en España, desde hace 5 años, todos se han animado a sembrar flores de almendro, pues su demanda nacional e internacional y precios rompen todos los records con crecimiento sostenido.

En el país ya son muchos los viveros que rápidamente agotan su existencia de almendro, incluso tras aumentar la producción de sus flores, previendo lo que demuestran los hechos. Ante esta situación, se realizan cursos, charlas y seminarios para enseñar las nuevas variedades y métodos productivos sin temor a la sobrepasar la demanda y hacer que desciendan los precios, pues China y los países árabes son asiduos clientes en expansión.


Poda del almendro

Es importante señalar que los arboles de las flores y frutos de almendro deben tener una serie de cuidados para su mantenimiento (el cultivo tradicional se basaba solo en una poda de rejuvenecimiento de sus flores cada cierto año). Es por ello que esto se ha reformulado y se han establecido unos planes de mejora, introduciendo nuevas técnicas, además de acceder a métodos menos exigentes para la poda del almendro.

En primer lugar, para la poda de un árbol de almendro, se debe tener en cuenta el marco de la plantación, el mecanismo de cultivo, la entrada y variedad de producción elegida, así como la fuerza y hábito de crecimiento de sus flores.

La poda para la buena formación de este árbol se suele hacer en vaso, pero se puede realizar también de espaldera, para luego poder realizar una poda de regeneración suave, lo cual logrará eliminar la madera que ya ha muerto. Se rebajarán las ramas malas, las mixtas y las que suelen llamarse ramas de mayo.

Por otro lado, otro de los mantenimientos que se debe efectuar es el riego, ya que las flores de almendro responden muy bien a éste, además de que se ha logrado comprobar que a través de este procedimiento aumenta su producción.

La mayoría de los ejemplares de almendro se cultivan en seco, pero las plantaciones de flores nuevas deben tener un riego localizado, sin una cantidad específica de agua. Algunas de la zonas de cultivo solo reciben riegos de apoyo, es decir, como un refrescamiento cuando la capacidad de agua lo permite. Se estima que el riego por goteo consume al menos unos 3000 m/3, esto para lograr una excelente producción de flores.

Propiedades del almendro

Como ya se ha mencionado antes, el almendro es uno de esos frutos secos extraordinarios (podríamos decir que el mejor), ya que es muy nutritivo y es de gran preferencia por muchas personas a lo largo de todo el territorio mundial.

El auge en cuanto al consumo del almendro, se debe a que este fruto se ha logrado expandir con gran facilidad por todas partes del mundo, además que es un alimento de fácil consumo y no solo eso, sino que aporta múltiples beneficios para tu bienestar.

Habiendo mencionado todas las características físicas de su árbol, flor, mantenimiento y cuidado, es importante siempre resaltar sus propiedades porque allí radica el motivo por el que cada vez más personas se casan con el consumo de este fruto seco:

El almendro es rico en proteínas: muchos estudios han demostrado que tienen más cantidad de proteína, incluso que la carne o huevos; el problema está en que las personas no consumirán más almendras que los antes mencionados, aunque es una de las mejores opciones para los vegetarianos, con la cual podrán llevar una dieta balanceada y basada en los beneficios de estas flores.

– Contiene ácidos grasos: esta es otra de esas propiedades milagrosas de la almendra, ya que benefician al corazón al lograr evitar definitivamente ataques cardiacos. Esto solo sucede cuando los pacientes llevan un consumo regular de almendras; es por ello que el árbol, sus flores y su fruto no son cualquier cosa.

– El almendro es rico en hidratos de carbono: al igual que las proteínas, los carbohidratos también son una fuente importante de energía en nuestro organismo y las almendras también las poseen; esto con la finalidad de generar una sensación de vitalidad, para poder lograr todos los objetivos que nos establecemos día a día.

Sin duda, las flores de almendro han llegado para quedarse por mucho tiempo, debido a que su fruto es uno de esos alimentos que deben estar en nuestra dieta diaria. Es importante que continúe su siembra y que todas las personas hagan un esfuerzo por consumirlo, pues resultan muy beneficiosos para nuestro organismo y entre sus mayores beneficios, resalta su cantidad de ácidos grasos: vital para cuidar la salud cardiovascular y prevenir los ataques del corazón.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *