Flores de Bach para perros

Las mascotas, al igual que las personas, tienen emociones y experiencias que los marcan, los cuales determinan e influyen en su comportamiento; con las flores de Bach para perros puedes mejorar esas situaciones que han causado una mala reacción en ellos o eliminar todos esos malos recuerdos que causan daños en los consentidos de nuestro hogar.

¿Tu perro es nervioso, ladra mucho y agresivo en ocasiones? Entonces la solución son las flores de Bach; descubre las propiedades de este remedio natural  y cuál de las gotas es la indicada para tu mascota.

Flores de Bach en perros: la opinión de los especialistas

Flores de Bach para perrosAlí Reyes, veterinario especialista en tratamiento con flores de Bach para perros, señaló que ‘‘manifiestan sensaciones de miedo, soledad, ansiedad, inseguridad y apatía, haciendo que se generen desequilibrios energéticos; por eso es necesario acudir a las terapias con Flores de Bach’’.




Reyes afirmó que en la mayoría de las prácticas veterinarias rutinarias, por lo general, en el caso de estas afecciones usan los fármacos más comunes, los cuales en perros resultan algo contraproducentes; es por ello que recomienda el tratamiento con flores de Bach. Señala como ejemplo, que en el caso de los fuegos artificiales, los truenos y mareos o cuando viajan de un lugar a otro en coche, lamentablemente les suelen medicar un tratamiento con un químico llamado Promazina; un anti psicótico que ataca directamente al sistema nervioso.

Defiende que a los perros también se les puede emitir tratamientos con terapia de flores de Bach, ya que estos tienen un margen más amplio de seguridad y causan menos efectos secundarios en los caninos.

Las flores de Bach para perros se recomiendan en la mayoría de los casos para tratar problemas conductuales, por esta razón dueños y entrenadores se valen de estos métodos para regular conductas en las mascotas, siempre usándolos con mucha regularidad y cuidado.

Para nadie es secreto que en esta terapia con Bach cada especie tiene una función particular en cada afección, como lo es en el caso de la apatía, depresión, y desinterés o cuando les cuesta adaptarse a nuevos ambientes o a un nuevo estilo de vida. Por otro lado, se utiliza otra especie para los traumas, shocks (bien sean físicos, mentales o emocionales), accidentes, enfermedad o cuando el perro es separado de sus amos.

Flores de Bach para perros nerviosos o miedosos

Una de las preguntas más frecuentes que se suelen hacer a la hora de usar la terapia de flores es ¿qué tipo de flores de Bach para perros utilizar? Este interrogante surge porque que no puedes usar cualquiera, ya que cada afección cuenta con una flor específica para su alivio, además de que cada una tiene una indicación diferente. Por ejemplo: en el caso de ansiedad, se le indicará las gotas de la respectiva flor de Bach, la cual se tomará de la siguiente manera: 20 gotas por día en su plato de agua.

Estas son algunas de las flores de Bach para perros que pueden ser aplicadas:



Álamo temblón (aspen): esta terapia de Bach se usa para aquellos caninos que se muestran asustados o angustiados y no se halla ninguna razón aparente para que este así. Algunos de los síntomas que manifiestan es que aúllan, jadean y mete la cola entre las piernas.

Sin que estas conductas tengan razón alguna, estas flores de Bach para perros producirán un efecto tranquilizador y aquietante, lo que ayudará al canino a superar esos ataques de pánico que no tienen razón de ser.

Cerasífera (cherry plum): estas flores de Bach son ideales para esos perros que tienen acciones impulsivas y pierden el control, llegando a causar daño en ellos mismos, a su entorno o los demás, como por ejemplo: el caso de un animal que se lame mucho -de una manera desesperada e impulsiva-, hasta que se cause una herida que cueste curarse de lo profunda que resulta ser.

Castaño rojo (red chesnut): estas flores son para esos perros que son sobreprotectores, los cuales se preocupan demasiado por sus dueños o cachorros, teniendo actitudes nerviosas e impulsivas, mostrándose angustiados y temerosos de que les suceda algo. Por ejemplo: cuando su amo va a salir, éste no se le quiere alejar o no deja de mirar a sus cachorros y gruñe al momento en que se le acercan.

Heliantemo (rock rose): es ideal para esos momentos en que existe pánico en ellos, como lo es el caso en el que se le eriza el pelo, colocan el rabo entre las patas, tienen temblor, paralización y ansiedad o en el peor de los casos, huidas del lugar, llegando a extraviarse.


Mímulo (mimulus):
 se usa en aquellos perros que viven asustados, que tiemblan o se ocultan ante las personas, cosas o circunstancias específicas. Es una esencia de Bach de gran utilidad para los animales que tienen miedo de cosas concretas, como los fuegos artificiales, truenos o la llegada de desconocidos a la casa.

Flores de Bach para mascotas: la importancia del entorno del animal

La información aportada tiene carácter orientativo, ya que se recomienda acudir con un personal especializado en flores de Bach para perros que podrá señalar las esencias correspondientes para cualquier tipo de afección que presente la mascota.

De esta manera, no debes olvidar que la terapia floral es una de estas medicinas alternativas que no busca sustituir, sino tener una opción distinta a los fármacos. Para cualquier enfermedad de tu mascota tenga, primero es recomendable que acudas a un veterinario.

También, debes tener muy presente que muchos de nuestros estados anímicos o comportamientos inadecuados se transmiten a nuestras mascotas y perros. Por esta razón, en ocasiones es necesario que el amo se realice una evaluación para que los resultados del tratamiento con flores de Bach en animales sean más eficaces.

No dejes de lado que los perros son unos seres vivos muy peculiares y que lo normal es que sean cariñosos, amistosos y juguetones;  es por ello que cualquier comportamiento extraño que se prolongue no debes ignorarlo, ya que es la manifestación de alguna molestia o afección que la mascota presenta. Asimismo, es necesario que se haga un test del entorno de la mascota, ya que ahí puede repercutir y estar la solución a los problemas que presenta.

Administración de las flores de Bach para perros

Con respecto a la forma en que los perros deben ingerir la esencia floral, esta debe ser suministrada a través de un gotero de ámbar, en el cual se le dará aproximadamente unas 4 gotas por 4 veces al día. En caso tal que la afección sea crónica o muy grave, se le debe dar de 6 a 8 gotas unas 6 veces al día directamente en la boca, por un lapso de 6 meses, para obtener resultados permanentes.

De esta misma manera, está la forma indirecta que consiste en la aplicación de unas 15 a 20 gotas donde el canino bebe de forma habitual. A pesar de que la cantidad de gotas es mayor, los estudios confirman que la forma indirecta es menos efectiva que la directa, ya que los resultados obtenidos no son los mismos.  Los argumentos son que la forma indirecta no es tan eficaz porque es diluida.

Se recomienda que los amos que quieran medicar con flores de Bach para perros asistan a un especialista para que este emita la flora terapia adecuada para su mascota en cuanto a dosis y período que se use el tratamiento, para así obtener todos los beneficios.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *