Flores de lavanda

Las flores de lavanda: mucho más que buen aroma

Las flores de lavanda tienen como principal característica física que son unas ramillas de espigas largas, con una flor morada o lila que desprende un aroma muy agradable que da esa sensación de frescura. ¿Pero sabías que también es energizante? Descubre los múltiples beneficios que gracias a sus componentes aportan estas flores a los seres humanos y cómo fácilmente puedes cultivarla.

La planta de lavanda proviene de un arbusto leñoso y es de origen mediterráneo (para ser más precisos, de países del continente europeo o norte de África). Estas flores siempre se han usado para la realización de perfumes o artículos de limpieza que expidan un aroma agradable, pero curiosamente pocos saben que además -gracias a sus ingredientes ‘latinol’ y ‘taninos’- concede energía, tiene cualidades antisépticas, es protectora de la piel y proveedora de antioxidantes.

Flores milenarias

Flores de lavandaProvenza (sur de Francia) es uno de esos lugares que se conocen por dedicarse a la plantación de lavanda; de esta manera, este lugar se convierte en un excelente atractivo turístico para esas personas que quieren dar un regalo a sus sentidos y pasar un día en los campos franceses, que sin duda, es un sueño hecho realidad.




Desde tiempos milenarios, la flor de lavanda ha sido usada para perfumarse y se dice que en la época romana, ellos la usaban para perfumar no solo a su cuerpo, sino también a su vestimenta. Usaban la flor de lavanda para prepararse baños y además introducían una ramilla de la misma en la ropa que lavaban, para que ésta tuviera buen olor y evitar que se le acercaran los mosquitos.

Los meses más importantes para la plantación de lavanda son julio y agosto, ya que la recolección de las flores de lavanda para el uso medicinal se lleva a cabo para estos meses. Es importante señalar que para la recolección de estas flores, una vez abiertas debe hacerse de forma manual, con el sol en punta y bien de mañana.

Esta planta como tiene componentes a base de alcohol, como borneol, geraniol y linalol, debe ser secada a una temperatura menor a los 35 grados, ya que a mayor temperatura se evaporan los alcoholes y pierde las propiedades terapéuticas que posee.

Lavanda: cuidados

La lavanda es un subarbusto que tiene una gran vitalidad y un color precioso que resulta muy llamativo, además de expedir un excelente aroma. Es usada en los jardines para embellecerlos, mientras que las personas también lo usan por sus abundantes propiedades medicinales.

Si bien es cierto, la lavanda es una de esas flores que se adaptan muy bien a cualquier suelo donde sea plantada, ésta crece mejor en suelos que sean secos, calcáreos o arenosos y que contenga poco material orgánico. Es por ello que es indispensable un buen drenaje para que no se hagan estancamientos, ya que este puede evitar en gran medida el crecimiento y dañar las raíces; debido a esto, se recomienda cultivar lavanda en lugares donde no llueva tanto.

¿Cómo cultivar lavanda?

Debemos saber cuál es el momento ideal para plantarla. Para ello, en primer lugar se deben tener en cuenta ciertas cosas, como por ejemplo: si se quiere trabajar para la multiplicación de las semillas o por esquejes, en el caso del primero, debe ser plantado para la primavera y se trasplanta para la época de primavera cuando ya esté germinada y más grande.



Cuando se toma la decisión de que las flores de lavanda serán para el cultivo de gajos, la época ideal para elegir las ramas será en el verano, cuando ya se ha acabado la época de estas flores. Por otro lado, es importante señalar que la planta de lavanda es propia de los climas cálidos y templados, es por ello que  crece y se da mejor en lugares donde abunda la luz solar.

También debes tener presente su riego, pues estas flores son propias de usar con muy poca agua, y se dice que para ver resultados óptimos es mejor regarlas una vez a la semana. En caso de las flores se cultivan en porrones, en época calurosa se debe tomar en cuenta que la cantidad de líquido debe aumentar.

Por otro lado, aunque la lavanda es un arbusto resistente a muchos agentes externos, es ideal que sea limpiada a sus alrededores, para evitar que malas hierbas interrumpan su desarrollo normal.  Es ideal airear y suavizar el terreno, ya que esto ayuda a prevenir la llegada de ciertas plagas que  propician daño a sus flores, inclusive hongos, causando la llamada ‘‘tristeza de la lavanda’’.

¿Para qué sirven las flores de lavanda?

Las flores de lavanda son una de esas que se caracterizan principalmente por ser multifacéticas, ya que contienen muchos beneficios para la mente y el cuerpo: alivia los grandes dolores de cabeza, ayuda a recuperar el sueño cuando se sufre de insomnio y además es un excelente condimento para los alimentos.

Es importante que hablemos de sus múltiples beneficios, como por ejemplo: el aceite de lavanda que sirve para tratar el molesto caso de la caspa. Solo usarás 15 gotas del aceite de sus flores, con aceite de almendras y oliva, lo calientas por unos 10 segundos en el microondas o con una cucharilla en la cocina, para posteriormente proceder a aplicar en el cabello húmedo. Coloca un gorro de baño y dejar actuar aproximadamente una hora, luego lava como siempre y observarás el resultado contra la caspa.

De esta misma manera, contiene propiedades antisépticas, pues los polífonos que son unos antioxidantes naturales propios de la planta, ayudan a reducir la cantidad de bacterias que se encuentran en los intestinos, por lo que es ideal para limpiar esa zona. Para usarla con este propósito, solo debes empolvorar un poco de flores de lavanda seca en las comidas.

Por otro lado, ayuda a calmar la comezón cuando te encuentras en presencia de mosquitos molestos; es cuando entra en juego el aceite de lavanda y sus propiedades antiflamatorias, ya que reduce de forma natural la inflamación enrojecimiento y picor que este pueda generar. Solo coloca una gota o dos de aceite de lavanda y déjalo actuar por unos 15 minutos; luego repite en las siguientes 24 horas unas cinco o seis veces.

Asimismo, una de las propiedades más importantes de la planta de lavanda es que favorece el sueño y el descanso, ya que el olor que expide es relajante y olfatear las flores o el aceite de lavanda disminuye las frecuencias cardiacas y la presión arterial. De hecho, con una aromaterapia con base de lavanda o al colocar hojas secas o aceite cerca de la cama, podrás lograr relajarte y descansar como un bebé.

El olor del aceite de lavanda es ideal para levantar el estado de ánimo: colocar lavanda en el baño, en la tina o en la sala, te proporcionará un estado de relajamiento, lo cual ayudará a que concilies el sueño más rápido y de una manera más profunda, llegando así a despertar de mejor ánimo en las mañanas.

Las flores de lavanda son un regalo de la naturaleza que sirven como excelente remedio casero, ideal para el bienestar en general, ya que ayuda contra los cólicos, combatir el acné, los dolores en general, las náuseas y la pérdida de apetito, lo que corrobora que estas flores son más que un dulce aroma

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *